Like most websites we use cookies. If you're happy with that, just carry on as normal - otherwise to find out more click here.
 
 
 
Inicio   ›   Spring Alive Noticias   ›   Las aves que innovan son menos vulnerables a la extinción
Imprimir
Enviar a amigos

Las aves que innovan son menos vulnerables a la extinción

2020.04.28
Según un estudio de la Universidad McGill y el CREAF (Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales) de Barcelona las aves que usan métodos innovadores para conseguir alimento están menos desprotegidas frente a la extinción.
Los/as investigadores/as se dieron cuenta de que las aves que eran capaces de incluir alimentos nuevos en su menú o que desarrollaban nuevas técnicas de obtención de alimento podían resistir mejor los cambios ambientales de su ecosistema, los cuales representan la principal amenaza de extinción.
A lo largo de los años los/as científicos/as se han encontrado con numerosos ejemplos de estos comportamientos.  Han observado a las garcitas verdosas utilizar con frecuencia pan o insectos como cebo para capturar peces. A las oportunistas cornejas las han visto utilizando coches como cascanueces o para abrir conchas marinas. Los cormoranes grandes de Nueva Zelanda han llegado a coordinar sus períodos de pesca con los movimientos de los grandes ferris comerciales, de esta manera se aprovechan de los peces confundidos por las fuertes corrientes generadas por las hélices.
¡Comprobada una teoría que viene de lejos!
Se intuía desde hace mucho tiempo que la capacidad para innovar, como medida de la plasticidad del comportamiento, hace a las especies menos susceptibles a la extinción, pero ha sido muy difícil comprobar esta idea a nivel global.
Louis Lefebvre, profesor en la Universidad McGill del departamento de Biología y autor de este nuevo estudio, ha pasado estos últimos veinte años buscando en la literatura evidencias de la capacidad de innovación del mundo salvaje. Lefebvre ha sido capaz de recopilar una base de datos con 3800 aves que muestran comportamientos novedosos. Ha sido posible gracias a la incansable dedicación de observadores/as de aves de todo el mundo que han compartido la existencia de estos comportamientos singulares. “Ahora disponemos de una enorme base de datos que nos ha permitido comprobar para casi todas las especies de aves del planeta que cuanto más flexible sea su comportamiento alimenticio más fácil será que sobrevivan a una posible destrucción de su ecosistema” dice Lefebvre.
Cuantas más innovaciones mayor será la probabilidad de estabilidad o incremento de la población
Los/as investigadores/as recopilaron toda la información que encontraron sobre innovación alimenticia en 204 revistas ornitológicas publicadas entre 1960 y 2018. Compararon la cantidad de innovaciones observadas en cada especie con su estado de conservación global según la Lista Roja de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN). El modelo mostraba que el riesgo de extinción era menor en las especies que innovaban y que era aún menor cuantas más innovaciones utilizaran. “Hace tiempo que sospechábamos que debía existir una relación entre la innovación y la supervivencia, ahora por fin hemos podido verificarlo cuantitativamente,” dice el primer autor del estudio, Simon Ducatez, investigador postdoctoral en la Universidad McGill y en el CREAF de Barcelona. “También hemos sido capaces de verificar que cuantas más innovaciones aprende una especie mayor es la probabilidad de que su población se mantenga estable o crezca. El resultado es claro: cuanto mayor es la capacidad de innovación menor es el riesgo de que una especie se extinga. ”
La habilidad para encontrar nuevas fuentes de alimento no garantizan la supervivencia
Los/as autores/as advierten que la plasticidad en el comportamiento sólo reduce el riesgo de las aves a extinguirse debido a la alteración del ecosistema, pero no interviene en su sensibilidad a la introducción de especies invasoras o la sobreexplotación de recursos. El estudio revela que desarrollar nuevos comportamientos representa una clara ventaja evolutiva ya que permite a las especies sobreponerse a la destrucción de su entorno, pero no es una garantía de supervivencia. De hecho, el tipo de destrezas que las aves suelen desarrollar para afrontar los problemas derivados de la destrucción de su hábitat no parecen funcionar a la hora de contrarrestar otro tipo de amenazas como la caza abusiva. “Se debe tener en cuenta que las especies con mejores capacidades innovativas tienen períodos generacionales más largos, lo cual las hace más susceptibles a ser cazadas,” explica Daniel Sol, investigador del CREAF y del CSIC en Barcelona. “Esto implica que, al contrario de lo que se suele pensar, la capacidad de innovación protege a los animales de alguno de los rápidos cambios que suceden en su ecosistema, pero no de todos.”
Esta investigación se ha llevado a cabo gracias a la financiación del Gobierno de España y del Consejo de Investigación en Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá (NSERC).
Fuente: McGill University
Lea también:

Spring Alive is supported by

HC Group